viernes, 3 de abril de 2015

Cantidad vocálica y acentuación latinas
(borrador sujeto a revisión)

Cantidad vocálica
Cantidad vocálica es la duración de la vocal latina, o, en otras palabras, el tiempo que se insume en pronunciarla. Así, existen vocales largas y breves, que se reconocen, respectivamente, por los siguientes signos diacríticos:
ē     ĕ

¿Cuándo una vocal latina es larga o breve?
Hay dos posibilidades:
  • Por naturaleza: así, es siempre larga la [a] del Ablativo singular de la primera declinación (por ejemplo: rosā) o breve la [i] de la terminación de Dativo Plural de la tercera (por ejemplo, mulierĭbus)
  • Por posición: cuando se puede determinar la cantidad vocálica por el contexto fónico. En este caso, hay que seguir una serie de reglas:
    • Vocal seguida de vocal es breve (a excepción de los diptongos latinos ae - oe - au, que son siempre largos):
malitĭa       dĕarum
    • Vocal seguida de dos o más consonantes, o consonante doble, es larga:
destrūxi    frumēntum      gāza

Acentuación
Recordemos que el latín no posee palabras agudas y las sobreesdrújulas son excepcionales, por lo tanto toda palabra será o bien grave o bien esdrújula.
El acento de la palabra latina depende de la cantidad vocálica de la penúltima sílaba.
Si la penúltima es larga, el acento caerá en esa misma sílaba:
                                                  ---

X


Si la penúltima sílaba de la palabra latina es breve, el acento cae en la sílaba anterior y la palabra es esdrújula:
                                     U
X



Por otra parte, hay que recordar que el acento se mantiene siempre en la misma sílaba a través de los siglos –salvo escasas excepciones–. Por ejemplo:
oculus > ojo
hominem > hombre


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada